No hay deuda que no se pague, ni plazo que no se cumpla